¡¡¡Sígueme!!! Te seguiré

Buscador

gadgets para blogger

Traduce el blog a...

English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Importante

Ya sabéis que por motivos varios el blog permanecerá cerrado y no podré visitaros, sois libres, de quedaros o marcharos, estoy pasando por momentos duros y necesito tiempo para aceptarlos. Iré poniendo de vez en cuando lo que escribo en facebook para desahogarme, me es más sencillo porque se lo dicto al móvil, pero mentiría si os dijera que puedo entrar a vuestros blogs a leer todo lo que escribís, y entrar a dejar un comentario absurdo y sin sentido, me parece una falta de respeto.

Gracias por comprender, gracias por estar a mi lado todo este tiempo, gracias a los que os quedéis y también, gracias a los que se vayan, podéis buscarme en facebook por mi nombre, si queréis hablar conmigo, y también por el nombre del blog, tengo una página en la que me llegarán vuestros mensajes directos.

18 de diciembre de 2016

El miedo al diagnóstico

El miedo es una cosa que te paraliza cuando viene de sorpresa, pero cuando es algo que sabes que ocurrirá cada mes, empiezas a acostumbrarte a ese miedo y das paso a la incertidumbre de pensar que tal vez tengas que acostumbrarte a una nueva meta o a un nuevo reto que no quieres que llegue nunca.

Mañana tengo cita con el especialista, exactamente voy al hospital a tres cosas, la primera al dermatólogo, después de que me dieran reacción los medicamentos y mi cuerpo se quejara por un exceso de cortisona produciéndome un hongo que se ha manifestado en mi pecho, mi cara y sobre todo mi espalda, mañana vuelvo al dermatólogo quince días después para ver si el tratamiento ha sido efectivo, mientras que en el pecho ya se han ido todos los efectos quedando las marcas, en la cara y en la espalda, aun quedan muchos granos por quitar, granos que pican mucho y que llevo soportando quince días sin querer tomarme nada para aliviarlo por miedo a que los mareos vengan con mayor frecuencia.

Lo segundo es ir a realizarme una audiometría, que es una prueba que parece una tontería, pero no para aquellas personas que esperan que en cualquier momento les den la mala noticia de que están perdiendo audición, llevo tres meses con Meniere, y han sido dos las audiometrías hasta ahora, en ambas tuvieron que enmascararme los acúfenos porque no oía de otro modo, la primera más que la segunda que mi cerebro parecía identificar bien cual es el ruido que estará conmigo ya el resto de mi vida, diferenciándolo del ruido que producía la máquina. Ahora vuelvo un mes después con los mismos miedos, esperando y deseando que no me den la mala noticia que todos los que tienen Meniere esperan o temen esperando, sinceramente, esto afecta mucho psicológicamente, y cuando hablas y dices lo que te pasa por la cabeza nadie parece comprenderte, pero, escuchar consejos inútiles cuando no están en mis zapatos, me desespera todavía más. Hoy es el primer día después de cuatro que he conseguido levantarme de la cama e ir sin agarrarme a las paredes, ayer, estuve un par de horas razonablemente bien, pero las cosas no duran y por la noche el movimiento me pasaba factura, hoy, decidí tomarlo con calma y no esforzarme en hacer cosas que se que no podré hacer.

Lo tercero es pasar a la consulta del otorrino, el especialista que me lleva el Meniere, al cual agradezco que sea sincero, al cual agradezco la rapidez en el diagnóstico, pero al que no me agrada ver, parece que cada vez que le veo es para recibir una mala noticia y la verdad, no es algo por lo que quiera pasar cada mes. Siempre me aconseja, siempre me dice que siga adelante y de nuevo por mi cabeza pasan los pensamientos que dicen... "si tu supieras lo que se siente al tener esto, 24 horas al día".

El miedo, me paraliza, la incertidumbre me provoca tal cantidad de emociones en el estómago que suelo ponerme mala, ir mañana al médico no solo me deja agotada psicológicamente, también físicamente, porque todos los miedos que tienes durante el mes, se multiplican por mil cuando se acerca la fecha de ir, y por millones en el momento que te dicen que entres a la consulta.

Pero reconozco que si dejo que ese miedo y esa incertidumbre estén conmigo cada día, me bloquearé y eso no puedo permitírmelo, porque con Meniere o sin él, tengo muchas cosas que vivir.

Si el miedo te esta paralizando, desbloquea tu mente y ayúdate a que no sea así, de otra manera no podrás avanzar.

4 comentarios:

CHARO dijo...

Tamara, te deseo que mañana todo sean buenas noticias.Mucho ánimo y que ese miedo no pueda contigo, te entiendo perfectamente y se que lo estás pasando muy mal.Besicos

Ana Martinez dijo...

Espero que todo vaya genial, Tamara. Un abrazo y mucho ánimo.

J.P. Alexander dijo...

buen consejo mija tqm

MAR dijo...

Espero que te mejores pronto de todo corazón y te sientas aliviada.
Lamento mucho que te haya pasado esto.
Que todos los caminos te lleven al amor universal.
FELIZ NAVIDAD, LLENO DE AMOR, PAZ, FELICIDAD Y EN ESPECIAL MUCHA SALUD LINDA PRECIOSA.
Un abrazo grande.
mar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...